غرس القيم الدينية والتربوية وبناء الإنسان

[email protected]

المدونة

Screenshot 2023-05-27 075938

El comportamiento del Profeta Muhammad (la paz sea con él) con los niños

Screenshot 2023-05-27 075938

المدونه

Screenshot 2023-05-27 075938

El comportamiento del Profeta Muhammad (la paz sea con él) con los niños

Screenshot 2023-05-27 075938
أدب رسول الله

La infancia tiene sus propias características que requieren una comprensión adecuada de esta etapa especial, y ha habido numerosos estudios e investigaciones científicas que han abordado esta etapa

El Profeta Muhammad (que la paz sea con él) abordó muchos asuntos relacionados con los niños y sus problemas, y nosotros vamos a tratar algunos de ellos, que son como una pequeña parte de la gran sabiduría del Profeta Muhammad (que la paz sea con él), que sirven como lecciones educativas para padres y madres. Todos estos relatos han sido recopilados del Sahih al-Bujari

Agradézcanles y sean cariñosos. Es bien sabido que muchos niños esperan ser reprendidos o castigados por sus padres cuando cometen errores, pero pocos de ellos reciben agradecimiento cuando hacen algo bueno. No se preocupan por el agradecimiento y el elogio tanto como se preocupan por la reprimenda o el castigo.

Ibn Abbas dijo: “El Mensajero de Allah me abrazó y dijo: ‘Oh Allah, enséñale el Libro’. Y dijo Ibn Abbas: ‘Le preparé el agua para hacer wudu al Profeta (la paz sea con él) y él preguntó: ¿Quién lo preparó?’ Entonces le informé y él dijo: ‘Oh Allah, concédele conocimiento en la religión'”.
Cuando Anas sirvió al Mensajero de Allah (la paz sea con él), el Profeta hizo una súplica por él diciendo: “Oh Allah, aumenta su riqueza y su descendencia, y bendice lo que le has dado”.

Muchos niños ven que los adultos se saludan y se intercambian saludos entre sí, pero ven que algunos adultos los ignoran.

El Profeta Muhammad (la paz sea con él) pasó por un grupo de niños que jugaban y les dijo: “La paz sea con ustedes, oh niños”. Anas bin Malik (que Allah esté complacido con él) informó que el Profeta solía hacerlo. Sin embargo, a los niños no se les prohíbe compartir el saludo o el saludo con los adultos. El Profeta (la paz sea con él) dijo: “El pequeño saluda al mayor, el que camina saluda al que está sentado, y el pequeño saluda al grande”.

Dile: “Te quiero”. Es hermoso que muchos niños escuchen a sus padres decirles que los aman mucho, más que todo en el mundo, pero lo más hermoso que pueden hacer los padres es hacerles sentir ese amor y afecto. Bara’ bin ‘Azib (que Allah esté complacido con él) dijo: “Vi al Profeta y a Hasan bin Ali montados en sus hombros, y él (el Profeta) dijo: ‘Oh Allah, amo a este (Hasan), así que ámalo también'”.

De Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él) se informó que el Mensajero de Allah (la paz sea con él) tomó a Hasan bin Ali en su regazo y dijo: “Oh Allah, amo a este (Hasan), así que ámalo también y ama a aquellos que lo aman”. Abu Hurairah dijo: “Después de que el Profeta dijo eso, nadie fue más querido para mí que Hasan”.

El juego es una necesidad esencial en la vida de un niño, y la privación de él puede tener efectos psicológicos y sociales. Jugar es una actividad fundamental para los niños y es difícil renunciar o olvidar. Sin embargo, algunos padres no consideran el juego como un derecho para sus hijos y sólo lo permiten ocasionalmente. Aisha (que Allah esté complacido con ella) dijo: “Solía jugar con las niñas en presencia del Profeta (la paz sea con él), y tenía compañeras que jugaban conmigo. Cuando el Profeta entraba, se acercaban a él, pero él las dejaba jugar conmigo”.

Besos y cariño

Al igual que el juego, el cariño, la atención y la compasión son derechos de los niños. Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él) informó que el Mensajero de Allah (la paz sea con él) besó a Hasan bin Ali mientras estaba sentado con Al-Aqra bin Habis Al-Tamimi. Al-Aqra dijo: “Tengo diez hijos y nunca he besado a ninguno de ellos”. El Mensajero de Allah lo miró y dijo: “Quien no muestra compasión, no será tratado con compasión”

Aisha (que Allah esté complacido con ella) informó que un beduino le preguntó al Profeta (la paz sea con él) si besaba a los niños, y cuando el Profeta le dijo que sí, el beduino expresó su sorpresa ya que en su tribu no acostumbraban a hacerlo. Entonces, el Profeta le preguntó: “¿Crees que puedo quitar la misericordia del corazón de alguien?” Amar a nuestros propios hijos es hermoso, pero es aún más hermoso amar a todos los niños. Por lo tanto, la perspectiva del Profeta (la paz sea con él) se eleva a este nivel de significado completo, no sólo limitado a nuestros propios hijos.

Anas (que Allah esté complacido con él) informó que el Profeta (la paz sea con él) vio a mujeres y niños besándose en una boda, por lo que se levantó y dijo: “Oh Allah, son las personas más queridas para mí. Oh Allah, son las personas más queridas para mí. Oh Allah, son las personas más queridas para mí”, repitiéndolo tres veces. Usama bin Zaid (que Allah esté complacido con él) informó que el Profeta solía tomarlo a él y a Hasan en sus brazos y decir: “Oh Allah, ámalos porque yo también los amo”.

Los niveles de comprensión de los hombres. Aunque muchas personas pueden hablar con un niño, es difícil dirigirse a él de una manera que se adapte a su mentalidad, su comprensión y su percepción.

Algunos padres intentan asignar a sus hijos una tarea que no se adapta a sus habilidades, lo que les hace más daño que bien, y en lugar de ayudarles a construir la confianza en sí mismos, se pierde su confianza en sí mismos. La madre de Zainab bint Hameed llevó a su hijo al Mensajero de Allah y dijo: “Oh Mensajero de Allah, hazle el juramento de lealtad”. El Profeta respondió: “Es joven”, y luego le acarició la cabeza y oró por él.

Al-Bara’ informó: “Mi primo y yo fuimos considerados jóvenes en el día de la Batalla de Badr, mientras que los migrantes eran aproximadamente sesenta y los Ansar eran alrededor de cuarenta y doscientos en número”.

La preparación para el liderazgo implica no sólo aquellos con talentos y habilidades excepcionales para asumir grandes responsabilidades, sino también invertir en estas habilidades y talentos en lugar de desactivarlos. Por ejemplo, Osama bin Zaid fue elegido para liderar el ejército musulmán por elección del Profeta (la paz sea con él) y su testamento, y fue ejecutado por Abu Bakr durante su califato.

El valor del trabajo y la importancia de fomentar estos talentos se reflejan en el hecho de que el Profeta envió a una mujer para pedirle a su esclavo carpintero que hiciera palillos para que pudiera sentarse sobre ellos. También se relata que una mujer le preguntó al Profeta si podía hacer algo para que pudiera sentarse, ya que tenía un esclavo carpintero, y el Profeta le sugirió que construyera un púlpito si quería.

Fomentar la imaginación es importante, y es aún mejor si nuestros hijos tienen la capacidad de imaginar y visualizar cosas. Lo más importante es que debemos nutrir y valorar esta imaginación en la misma medida.

Ibn Umar (que Allah esté complacido con ellos) informó que estaban con el Mensajero de Allah, y él les preguntó: “Díganme sobre un árbol que se asemeja a un musulmán, que no pierde sus hojas y produce su fruto en todo momento”. Ibn Umar reflexionó y pensó que se refería a la palmera, pero vio que Abu Bakr y Umar no hablaban, así que sintió que no debía hablar tampoco. Más tarde, el Profeta dijo que se refería a la palmera. Después de salir de la reunión, Ibn Umar le dijo a Umar: “¡Padre mío! Juraría por Allah que sabía que se refería a la palmera”. Umar preguntó: “¿Por qué no lo dijiste entonces?” Ibn Umar explicó que no quería hablar si ellos no hablaban, pero Umar le dijo que habría preferido que hubiera hablado y dado su opinión.

Enseñarles el amor por la adoración es importante, y es aún mejor si nuestros hijos tienen la oportunidad de participar en las adoraciones que nos acercan a Allah, para que se acostumbren a ellas y estas experiencias especiales se queden en sus mentes. Abu Qatada informó: “El Profeta salió a rezar con nosotros, y en su hombro llevaba a la hija de Abu Al-‘As, y cuando se inclinaba, la ponía en el suelo, y cuando se levantaba, la levantaba”.

“Según As-Sa’ib bin Yazid, fui a peregrinar con el Mensajero de Allah cuando tenía siete años”. Hay una gran oportunidad de aprender y adquirir conocimientos si se tiene la capacidad y el interés para ello. Ibn Abbas dijo: “El Mensajero de Allah murió cuando yo tenía diez años y ya había leído el Corán completo”. También dijo: “Vine a ustedes de parte del Profeta y me dijeron que recitara una oración en un momento determinado”. Luego, el Profeta les enseñó cómo hacer la oración y dijo: “Cuando llegue el momento de la oración, hagan la llamada a la oración y dejen que el que tenga más conocimiento del Corán los lidere”. Entonces, los demás miraron y nadie sabía más Corán que yo. Cuando era niño, me llevaron entre los hombres y tenía una manta que se arrugaba cuando me postraba. Compraron una camisa para mí y nunca había estado tan feliz antes como lo estaba con esa camisa”.

La compasión por las madres. Aisha (que Allah esté complacido con ella) dijo: “El Mensajero de Allah nos ordenó que dejáramos que la gente se quedara en sus hogares”. Si bien el Profeta (la paz sea con él) nos ordenó enseñar a los niños a rezar, lo cual es obligatorio para ellos, también les otorgó un derecho en la misma adoración, disminuyendo la duración de la oración por ellos. El Profeta dijo: “Cuando estoy de pie para orar, intento prolongar mi oración, pero escucho el llanto de un niño. Entonces, abrevio mi oración porque no quiero causar dificultades a su madre”, es decir, antes de cumplir con sus obligaciones, debe tomar en cuenta los derechos de los niños.

La suavidad es importante. Es hermoso hablar con los niños, pero es aún más hermoso acercarnos a su nivel y entender su mundo, no desde nuestro propio mundo. Además, es mejor que disfruten de un espacio de libertad responsable.

De Um Khaled bint Khaled bin Sa’id: “Vine al Mensajero de Allah con mi padre y Ali con una camisa amarilla. El Mensajero de Allah dijo repetidamente: “Hermosa, hermosa” en idioma etíope. Luego fui a jugar con el anillo del Profeta, y mi padre me reprendió. El Mensajero de Allah dijo: “Déjala”. Luego dijo: “Criémosla bien y eduquémosla bien”. Repitió esto tres veces. Abdullah dijo: “Entonces, ella se quedó allí hasta que el Profeta mencionó su partida”.

La educación es una responsabilidad y es hermoso dar consejos a niños que no son nuestros cuando vemos que han cometido un error. Pero es aún más hermoso que nos esforcemos por tener un buen trato con los demás niños.

Ibn Umar (que Allah esté complacido con él) entró en la casa de Yahya bin Sa’id y vio a un niño de la familia de Yahya lanzando un pollo. Ibn Umar se acercó al pollo y lo sujetó para calmarlo. Luego, llevó al pollo y al niño con él y les dijo: “Corrijan a su niño para que no haga que este animal sufra antes de ser sacrificado. Escuché al Profeta prohibir que se haga sufrir a cualquier animal o ser vivo antes de ser sacrificado”.

Es hermoso escuchar los sueños y deseos de nuestros hijos y compartir su realidad con ellos. Pero es aún más hermoso no olvidar compartir también algunos de sus sueños, ya que no siempre son sueños de fantasía. Quizás tengan raíces que se extienden hacia la realidad o pueden ayudar a cambiar el rumbo de sus vidas.

De Ibn Umar: “Algunos compañeros del Profeta solían tener sueños en la época del Profeta y se los contaban al Profeta, quien decía: “Lo que Allah desea”. Yo era un joven soltero y vivía en la mezquita antes de casarme. Pensé para mí mismo: “Si hubiera algo bueno en mí, vería sueños como los que ven estos hombres”. En una noche, me acosté y dije: “Oh Allah, si sabes que hay algo bueno para mí, muéstrame un sueño”. Dos ángeles vinieron y cada uno tenía un martillo de hierro en su mano. Me llevaron hacia el infierno y yo les supliqué a Allah que me protegiera del infierno. Entonces, vi a un ángel con un martillo de hierro que me dijo: “No te preocupes, tú eres un hombre virtuoso, si tan solo oraras más por la noche”. Me llevaron al borde del infierno, que parecía un pozo con cuernos, y vi a hombres colgando de cadenas, reconocí a algunos hombres de Quraysh. Me apoyaron por mi mano derecha y me contaron esta historia a Hafsa. Luego, Hafsa la contó al Profeta y el Profeta dijo: “Ibn Umar es un hombre piadoso que debería orar más por la noche”. Después de eso, Ibn Umar continuó orando más por la noche”.

La competencia por el amor del Profeta: Los niños son la piedra angular en la construcción de una comunidad y, aunque sean niños, no debemos ignorarlos cuando están entre los adultos y debemos respetar su opinión, especialmente si han elegido entre dos opciones y han elegido sabiamente según su perspectiva.

De Sahl bin Sa’d (que Allah esté complacido con él): “El Profeta fue presentado con un vaso de agua y bebió de él. A su derecha había un niño, el más joven de la gente, y a su izquierda estaban los ancianos. El Profeta le preguntó al niño: “¡Oh niño! ¿Me permites darles a los ancianos antes que a ti?” El niño respondió: “No debería preferir a nadie sobre ti, ¡oh Mensajero de Allah!” y le entregó el vaso a los ancianos”

شارك

الوسوم

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio