غرس القيم الدينية والتربوية وبناء الإنسان

[email protected]

المدونة

Screenshot 2023-05-27 075938

Proteger los derechos de los niños

Screenshot 2023-05-27 075938

المدونه

Screenshot 2023-05-27 075938

Proteger los derechos de los niños

Screenshot 2023-05-27 075938
حفظ حقوق الأطفال

No hay duda de que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, fue la culminación de la creación y la moralidad de Dios, incluyendo sus grandes cualidades morales hacia los niños, su cuidado y atención hacia ellos. Podemos resumir esto en los siguientes puntos:

Primero, su humildad con ellos al saludarlos y bromear con ellos, como cuando bromeó con el hermano de Anas llamado Abu ‘Umair, a quien un pájaro había volado y lo encontró triste. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, le dijo en broma: “Oh Abu ‘Umair, ¿qué le ha hecho el pájaro?”

Además, el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, oraba por los niños, les acariciaba la cabeza y las mejillas, lo que demuestra su ternura hacia ellos.

En segundo lugar, el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, se preocupaba por enseñarles la fe y arraigarla en sus corazones, asegurándose de que comprendieran y mantuvieran la religión de Allah en sus corazones y acciones.

Él le dijo a Ibn Abbas, que Allah esté complacido con él: “Oh joven, guarda a Allah, Él te guardará. Guarda a Allah y lo encontrarás a tu lado. Si necesitas ayuda, busca ayuda en Allah. Si necesitas algo, pídelo a Allah”.

En tercer lugar, el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, los llevaba a practicar grandes modales y virtuosas cualidades, como enseñarles a decir “Bismillah” al comer y a comer con la mano derecha y de lo que está más cerca de ellos

En cuarto lugar, el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, respetaba a los niños y protegía sus derechos, como cuando le trajeron una bebida y él bebió de ella, y a su derecha estaba un niño y a su izquierda estaban los ancianos. Le preguntó al niño: “¿Me das permiso para darles también a ellos?”

Observa esta solicitud de permiso que demuestra respeto, humildad y protección de los derechos. Con estas buenas cualidades y un buen trato, podemos criar una generación que se apega a la guía profética, preserva su religión y ama su Islam. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, es una gran escuela. Si seguimos su práctica y guía en lo que respecta a los niños, sería suficiente para hablar y discutir durante mucho tiempo, pero lo que se ha dicho es suficiente para comprender la importancia de sus enseñanzas.

Generación líder

Nuestro Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, se aseguró de respetar la dignidad y el ser de los niños durante su trato amable con ellos, y se esforzó por transmitirles los mejores conceptos de la manera más simple y efectiva posible, sin recurrir al castigo. Un niño llamado Abdullah bin Amr nos cuenta una anécdota sobre su experiencia con el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, cuando su madre lo llevó a su casa y ella le ofreció un dátil. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, preguntó: “¿Qué querías darle?” Ella respondió: “Un dátil”. Él le dijo: “Si no le hubieras dado nada, se habría registrado una mentira en tu contra”.

Él le advirtió que no mintiera al niño ni menospreciara sus sentimientos, incluso si le decía “ven, te daré algo” y luego no lo hacía.

Además, el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, solía bromear con los niños incluso en la calle. Ya’la bin Murra relata: “Salí a comer con el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, y vi a Hussein bin Ali jugando en la calle. El Profeta corrió hacia él delante de la gente y extendió sus brazos para abrazarlo, pero el niño se alejó corriendo en todas direcciones y el Profeta lo persiguió riéndose”. Incluso tomaba a Osama bin Zaid y a Hassan bin Ali y los sentaba en sus muslos, uno a cada lado, los abrazaba y decía: “Oh Allah, ten misericordia de ellos, porque yo tengo misericordia de ellos

Incluso durante los momentos de oración, Ummama bint Abi al-As, la nieta del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, se acercó a él. Él la levantó y la llevó en su oración, la colocaba en el suelo cuando se inclinaba y la levantaba de nuevo cuando se ponía de pie

Cuando el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, veía a niños que necesitaban ser corregidos o guiados, los trataba con suavidad y sin regañarlos ni gritarles. Omar bin Abi Salama relata: “Cuando era un niño en la casa del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, mi mano solía moverse alrededor del plato de comida. El Profeta me enseñó con amabilidad y dulzura cómo comer, diciéndome: ‘Oh niño, di Bismillah, come con tu mano derecha y come de lo que está más cerca de ti”

Esta educación fue la razón detrás de la creación de una generación líder capaz de manejar crisis, administrar batallas y lograr victorias.

Un modelo a seguir para los educadores

El Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, tenía una gran estima por los niños, lo que era una perspectiva muy diferente en una sociedad que no valoraba a los más jóvenes. Solía sentar a un niño a su derecha, lo que lo hacía más digno de ser atendido que los ancianos. Sahal bin Sa’d Al-Sa’idi relata: “El Profeta trajo una bebida y bebió de ella, mientras un niño estaba sentado a su derecha y los ancianos a su izquierda. El Profeta preguntó al niño: ‘¿Me permites darles a ellos también?’ El niño respondió: ‘No, juro por Allah, no permitiré que nadie tenga parte de mi porción de ti'”

El Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, consideró ambos aspectos: respetar los derechos del niño y pedir su permiso, y también respetar los derechos de los mayores y pedir al niño que cediera su lugar. Cuando el niño insistió en su posición, el Profeta no lo reprendió ni lo castigó, sino que le dio su derecho.

El Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, intentó educar a los niños sobre los significados de la masculinidad y la nobleza desde una edad temprana a través de sus enseñanzas y comportamiento. Les dio pequeñas dosis de esas enseñanzas a través de situaciones dispersas y diversas. A veces, sentaba a jóvenes como Abdullah bin Abbas y Abdullah bin Umar en su reunión con sus compañeros para que aprendieran y maduraran. Abdullah bin Umar relata: “Estábamos con el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, cuando trajeron un tallo de palma. El Profeta dijo: ‘Este árbol es como el musulmán’. Quería decir que el musulmán es fuerte y resistente como la palma. Yo quería decir que era una palmera, pero como era el más joven, me callé. El Profeta dijo: ‘Es una palmera'”

El Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, enseñó a Abdullah bin Abbas desde una edad temprana mientras cabalgaba en su montura, explicándole grandes lecciones con palabras sencillas y comprensibles. Le dijo: “Oh niño, cuida a Allah y Él te cuidará” y le dio más consejos hasta el final de la conversación

Esta educación tuvo un gran impacto en la formación de la generación que lideró el mundo entero, y Allah les otorgó la victoria y el éxito.

Por otro lado, la forma en que algunas personas tratan a los niños, tanto a sus hijos como a sus hijas, con dureza y rigidez, regañándolos y ordenándoles que se vayan cuando entran en una reunión, incluso llegando al punto de asustarlos para alejarlos de la reunión, es un comportamiento cruel e inapropiado. Si alguien argumenta que teme que los niños hagan ruido o causen una distracción, se debe esperar y permitir que suceda, ya que a veces incluso puede ser interesante para algunos de los presentes escuchar lo que tienen que decir los niños. En conclusión, la guía del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, en el trato con los niños fue una guía de misericordia, compasión y amabilidad. Él consideró todos los intereses y fue un ejemplo y modelo para los educadores. Por lo tanto, es esencial que todos los educadores sigan el ejemplo del Profeta en la crianza de sus generaciones. Que Allah nos guíe al éxito.

Existe una contradicción que surge de la voluntad de los padres de dar confianza a sus hijos en sí mismos, mientras insisten en seguir su propia opinión

A veces, los padres hacen lo contrario de lo que dicen al construir la personalidad de sus hijos: intentan fomentar su independencia, pero su palabra debe ser escuchada

El hecho de que nuestros hijos tengan una personalidad independiente que surge de su confianza en sí mismos es algo que todos deseamos y repetimos constantemente ante ellos. Sin embargo, en muchas ocasiones hacemos lo contrario y no fomentamos esta actitud en ellos. Incluso practicamos lo contrario de lo que podría lograr la independencia en sus personalidades y la confianza en sí mismos.

Los padres son el elemento fundamental en este proceso y tienen la responsabilidad de la crianza en la que crecen sus hijos según el método de crianza y la forma en que los tratan desde la infancia. A veces, pensamos que seguir la rigidez y la opresión al imponer nuestra opinión sobre ellos de manera represiva es la forma correcta porque somos padres y nuestra palabra debe ser escuchada, sin darnos cuenta de que esto genera una personalidad débil e inestable en el niño

Es importante señalar que muchos padres hoy en día no tratan a sus hijos de manera opresiva. Sin embargo, esto no significa que se deba descuidar el elemento de supervisión y seguimiento, ya que es necesario saber lo que está haciendo el niño para corregir cualquier problema en caso de que cometa errores, de modo que el error no se convierta en un hábito sin supervisión o corrección.

Es cierto que los niños necesitan orientación y educación, pero no a través de la rigidez y la opresión que anulan su personalidad y los obligan a obedecer ciegamente. Más bien, la orientación se logra a través del intercambio de opiniones y el uso del elemento de persuasión en la forma de tratar con el niño, presentando las causas, los motivos y las consecuencias de cualquier comportamiento inapropiado que desee realizar.

Sin duda, la etapa de la infancia es una de las etapas más importantes del crecimiento humano y es en esta etapa donde se moldea la personalidad del niño a través del conocimiento de los padres sobre las formas correctas de crianza que producen un niño completamente preparado para enfrentar la etapa de la adolescencia, que generalmente está estrechamente relacionada con la infancia en términos de buen comportamiento, buena conducta y confianza en sí mismo.

De esta manera, se hace que el hijo sea independiente y seguro de sí mismo, ya que aprende a expresar su opinión y a tomar decisiones, al mismo tiempo que aprende la disciplina y a resistir sus propios deseos.

Esto se logra a través de un círculo completo entre la familia y la escuela

Fomentar la confianza en sí mismos en los niños se logra a través de la democracia y permitir un amplio espacio para el diálogo y adoptar un enfoque motivador.

شارك

الوسوم

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio