غرس القيم الدينية والتربوية وبناء الإنسان

[email protected]

المدونة

Screenshot 2023-05-27 075938

Vislumbres proféticas en la educación infantil

Screenshot 2023-05-27 075938

المدونه

Screenshot 2023-05-27 075938

Vislumbres proféticas en la educación infantil

Screenshot 2023-05-27 075938
أدب رسول الله

Hoy en día, se observa en Occidente una ola de escritos que buscan principalmente lograr lo que se llama una “educación ideal”, ya sea a través de revisar los errores que deben evitarse en la educación de los hijos, o las reglas que deben seguirse para permitir que el niño tenga una crianza saludable.

En nuestro afán de buscar lo bueno y lo malo, lo que ha agotado nuestros sistemas educativos es la tendencia a la experimentación crónica, y a ignorar las concepciones y visiones seguras y coherentes con nuestra identidad islámica y nuestra contribución civilizatoria.

El Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, no se limitó a predicar y difundir la verdadera enseñanza del Islam, sino que personalmente se esforzó por establecer un sistema de educación integral que abarcara todas las áreas de la vida.

La preocupación del Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, por integrar la infancia en su plan para construir una nueva sociedad islámica de acuerdo con estándares sociales claramente diferentes a los prevalecientes antes.

La ruptura con lo comúnmente aceptado en el trato a los niños en la época de la ignorancia de la pre-Islámica, es una apuesta que se percibe en una serie de hadices proféticos para lograr una ecuación civilizatoria que indica que la construcción de sociedades no puede lograrse en un ambiente de crianza defectuoso o en una situación educativa disfuncional. Por lo tanto, encontramos muchos hadices que hablan de la justicia entre los hijos y el honor a la feminidad en su juventud.

El Imam Ahmad narró en su Musnad de Ibn Abbas, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo: “No hay musulmán que tenga dos hijas y las trate bien, excepto que se le permita entrar al paraíso”.

En Sahih al-Bukhari y Muslim, de la narración de An-Nu’man ibn Basheer, que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo: “Temed a Allah y sed justos con vuestros hijos”.

Sin embargo, el honor profético de la infancia no solo siguió el camino de los sermones y las admoniciones, sino que también siguió una dirección realista que definió el marco en el que los musulmanes deben moverse en esta importante etapa de la vida. Este marco se basa en los principios islámicos de honrar, aprovechar y delegar.

Por lo tanto, recordar algunas formas en que el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, trató a los niños en realidad tiene como objetivo iluminar el evento o la situación, y revelar lo que implica en términos de mensajes y orientaciones prácticas que demuestran que algunas de las afirmaciones de la educación moderna hoy en día no son más que un eco del pasado.

Un día, mientras montaba un animal, Abdullah ibn Abbas, que Allah esté complacido con él, siendo un joven acompañante del Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, fue seleccionado para recibir una lección sobre temas fundamentales de la fe islámica por parte de los eruditos. “Oh, joven”, le dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, “te enseñaré unas palabras: ‘Guarda a Allah, Él te guardará. Guarda a Allah y lo encontrarás frente a ti. Si pides, pide a Allah y si buscas ayuda, busca ayuda en Allah. Y sabe que si toda la nación se reuniera para beneficiarte con algo, no te beneficiarían excepto con lo que Allah ya ha escrito para ti, y si se unieran para hacerte daño, no te harían daño excepto con lo que Allah ya ha escrito en tu contra. Las plumas han sido levantadas y las hojas han secado'” (Transmitido por Tirmidhi).

Sin embargo, este hadiz también tiene dimensiones educativas que nos hacen reflexionar sobre la similitud que tiene con algunos de los mejores entendimientos modernos del mundo de la infancia y la educación.

La primera pregunta que nos viene a la mente cuando recordamos este hadiz dentro de un contexto educativo es: ¿Por qué el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, seleccionó a un joven tan pequeño para recibir una lección tan cargada de cuestiones de fe, incluso si se resumió en “palabras”? ¿Puede otro niño con habilidades y capacidades normales entender los principios y conceptos sobresalientes que estas palabras contienen?

En realidad, esto se refiere a un niño no común que se manifestó en sus cualidades y atributos, como lo demuestra la súplica del Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, “Oh Allah, concédele comprensión en la religión y enséñale su interpretación”, y en los libros de hadices hay otras situaciones que confirman su distinción de sus compañeros en la captura de significados y señales que superan su edad y características de desarrollo. ¿Qué decide la educación moderna en este asunto?

Después de revisar las biografías de más de treinta personalidades famosas, la investigadora Stephanie Lerner llegó a la conclusión de que el sistema social comete un grave error al tratar de unificar las normas educativas sin considerar las diferencias claras entre el niño común y el niño “excepcional” que vuela fuera del rebaño y busca imponer su propio ritmo.

Este error se debe al creencia generalizada de que lo que se espera de los niños es una integración suave en su entorno social y seguir los pasos de sus amigos y compañeros, mientras que el niño que tiene cualidades no convencionales, y posee una visión especial e inspiradora para cambiar el mundo de manera positiva, no puede adaptarse a esta dirección.

Lo que los niños muestran de reservas sobre las situaciones sociales prevalecientes no debe generar temores en los educadores, sino que deberían fomentar ese deseo de distinción, singularidad y pensamiento diferente, porque las cualidades y características no convencionales son la piedra angular que ayuda al niño a alcanzar su mejor versión, ya sea en la forma de pensar, talento o cualquier otro factor que lo eleve por encima de lo común, lo que lo convierte en una excepción de las masas que late con vida y actividad.

“Debemos fomentar el elemento de singularidad y distinción en todos los niños”, dice Lerner. De hecho, generalmente recompensamos a los niños comunes por ser similares y no diferentes, y esto a su vez es la clave de quiénes son y lo que esperamos de ellos.

Sin embargo, esos mismos niños también pueden tener características y cualidades maravillosas y excepcionales que no serán fortalecidas y destacadas a menos que sean descubiertas y cuidadas adecuadamente. (1) Y es este cuidado el que los eruditos antiguos notaron su importancia para proporcionar al mundo adulto ideas y visiones que pueden ser oscurecidas al minimizar la importancia de la infancia en nutrir las causas del progreso y avance.

Una de las formas más destacadas de este cuidado es el énfasis del califa Omar bin Al-Jattab, que Allah esté complacido con él, en consultar a “los jóvenes” en asuntos públicos y asignar un asiento consultivo para un muchacho de la familia de Al-Abbas junto a los ancianos de Badr.

Si bien el mundo de la infancia carece de obligaciones legales por el momento, el asunto es completamente diferente cuando se trata de educación en responsabilidad y deber.

Por lo tanto, encontramos al Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, instando a no descuidar ninguna acción desviada en el argumento de que proviene de un niño que no es consciente de las consecuencias de su comportamiento, o que la violación es fácil mientras el perpetrador es pequeño e inmaduro.

En el Sahih Muslim, de Abu Huraira, que Allah esté complacido con él, dijo: “Al-Hasan bin Ali, que Allah esté complacido con ellos, tomó una fecha de la caridad y la puso en su boca. El Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo: “¡Joj, joj! ¿No sabes que no comemos caridad?” En el Musnad del Imam Ahmad, se informa que el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, metió su dedo en la boca de al-Hasan y sacó la fecha, luego dijo: “Nosotros, la familia de Muhammad, no comemos caridad”.

El amor paternal no se contradice con llevar al niño a adherirse a los límites y principios establecidos, ya que la crianza adecuada requiere cierto grado de firmeza y disciplina que protege las acciones del niño de la tontería. Sin embargo, hay una clara diferencia entre criar al niño para la obediencia y acostumbrarlo a recurrir a un enfoque personal de la moral que derive sus decisiones y posturas, y que lo ilumine en su interacción con su entorno social.

Observemos cómo el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, no solo sacó la fecha de la boca de su nieto, sino que la remitió al código ético que rige “la familia de Muhammad”! Esto confirma que el niño aquí mostrará una respuesta consciente a lo que se requiere del honor de la afiliación al no violar las directrices éticas.

Es lamentable que algunos de los problemas que enfrenta la familia musulmana hoy en día estén estrechamente relacionados con la renuncia a la firmeza y la severidad necesarias para acostumbrar al niño a adherirse a principios éticos que guíen su pensamiento y comportamiento. También es lamentable que algunos padres prefieran posponer el asunto hasta que el niño madure y esté listo para asumir la responsabilidad, porque en su opinión, la infancia es solo disfrute, juego y tontería que no está sujeto a responsabilidad alguna.

¿Se ve así desde el punto de vista de la educación moderna

Los investigadores Alan y Robert Davidson enfatizan que el peligro radica en criar niños obedientes que adoptan pasivamente y con sumisión los valores y las ideas de sus padres. Tan pronto como se enfrentan a tentaciones de violar esos valores, no tienen la capacidad de resistirse porque carecen de creencias internas. Como resultado, al enfrentarse a una situación determinada, sus reacciones se vuelven aleatorias y sus suposiciones temerarias.

Sin embargo, la costumbre de un niño de sentir responsabilidad y compromiso con los principios y valores no se puede lograr imponiendo un comportamiento moral, sino que debe nacer desde dentro: de las semillas de independencia que los padres siembran en el momento de formar la identidad de sus pequeños: “Los padres que intentan imponer un comportamiento moral específico a sus hijos se sorprenden al descubrir que sus hijos se rebelan contra las normas morales más elementales.

El sentido de responsabilidad debe desarrollarse internamente, de las semillas de independencia sembradas por padres dispuestos a permitir siempre que sus hijos sientan sus propios sentimientos y formen su propia identidad.

Los padres exitosos con los que nos encontramos creen que los intentos de influir en las decisiones morales de sus hijos o sermonearlos es uno de los mayores errores. Esto no significa que no puedas explicar tu punto de vista, por supuesto debes hacerlo. Aquí viene el método directo de enseñar moralidad, pero por lo general no es suficiente porque los niños necesitan a alguien que les enseñe a vivir dentro de un marco moral “.

La presencia del Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, en el mundo de la infancia nos revela otro aspecto educativo no menos importante que el mencionado anteriormente. Se trata de ampliar el ámbito de la consulta, el diálogo, la virtud de escuchar y respetar la opinión de los demás para incluir también a los niños pequeños. Esto les hará sentir su dignidad, los liberará del miedo y la ansiedad y fortalecerá su confianza en sí mismos.

En su Sahih, Al-Bujari transmite de Sahl ibn Saad, que Alá esté satisfecho con él, que el Mensajero de Alá, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, trajo una jarra y bebió de ella. A su derecha estaba el más joven de la gente y los ancianos estaban a su izquierda. Dijo: “Niño, me das permiso para dárselo a los ancianos?” Dijo: “Nunca preferiría a nadie sobre ti, oh Mensajero de Alá”, y se lo dio.

¿Cómo no hacerlo si el Altísimo lo envió para que la humanidad recuperara su libertad, dignidad y su papel en el desarrollo e implementación del principio del viceministerio?

¿Acaso las enseñanzas pueden ser efectivas sin alguien que las proclame y proclame? El Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, vino a construir la personalidad humana, no a destruirla. El fundamento de la construcción aquí es fortalecer la confianza, inspirar un espíritu positivo y respetarse a sí mismo.

Dado que la libertad es una condición de la existencia humana, incorporar sus elementos y fundamentos en la educación es una necesidad para educar a una generación sana capaz de soportar la carga del progreso y el desarrollo.

La conducta del Profeta hacia el niño nos insta a revisar muchas de nuestras concepciones sobre la infancia y la preparación del niño para integrarse en el mundo de los adultos. Las representaciones que derivan su autoridad de tradiciones arbitrarias y una herencia dominada por una visión corta y una comprensión errónea.

El comportamiento del Profeta hacia el niño apunta a un importante enfoque educativo que los estudios educativos modernos insisten en observar para garantizar el bienestar psicológico y social del niño. Se trata de su necesidad de sentirse amado y deseado por todos los que tratan con él, y que tiene un valor que debe respetarse y una presencia que debe protegerse. Satisfacer la necesidad de aceptación y respeto evita que el niño tenga cualquier tendencia a la pasividad, el retraimiento y el odio a los demás, lo que fortalece su confianza en sí mismo y garantiza su positiva integración en el tejido social. La educadora Christine Durham dice: “Si queremos que nuestros hijos tengan autoestima y una gran confianza en sí mismos … Debemos alentarlos a encontrar un círculo virtuoso (no un círculo vicioso) donde la autoestima conduzca a la motivación y la motivación conduzca a un mejor y más amplio pensamiento, y el buen pensamiento conduzca a la autoestima “.

Un examen de las acciones del Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, en el mundo de la infancia revela el doloroso abismo dejado por la separación de la idea de la conducta, y la adhesión de nuestras sociedades a un sistema de pensamiento extraño e inquieto al formular sus políticas educativas, y a Directrices y recomendaciones que reducen la imponente montaña a un montón de polvo, por decirlo en palabras del poeta y filósofo paquistaní Muhammad Iqbal. A menos que la nación tome la iniciativa de reconciliarse consigo misma y con su identidad a través de una educación que una el pasado con el presente, todas las recetas importadas no lograrán lo que aspiramos a cambiar el rumbo y aprovechar sabiamente los frutos de la civilización.

La traducción de la conducta del Profeta hacia el niño señala un importante enfoque educativo al que insistentemente apuntan los escritos educativos modernos para garantizar el bienestar psicológico y social del niño. Se trata de su necesidad de sentirse amado y deseado por todos los que tratan con él, y que tiene un valor que debe respetarse y una presencia que debe protegerse. Satisfacer la necesidad de aceptación y respeto evita que el niño tenga cualquier tendencia a la pasividad, el retraimiento y el odio a los demás, lo que fortalece su confianza en sí mismo y garantiza su positiva integración en el tejido social. La educadora Christine Durham dice:

“Si queremos que nuestros hijos tengan autoestima y una gran confianza en sí mismos, debemos alentarlos a encontrar un círculo virtuoso (no un círculo vicioso) donde la autoestima conduzca a la motivación, y la motivación conduzca a un mejor y más amplio pensamiento, y el buen pensamiento conduzca a la autoestima”.

La revisión de las acciones del Profeta, la paz y las bendiciones de Alá sean con él, en el mundo de la infancia revela el doloroso abismo dejado por la separación de la idea de la conducta, y la adhesión de nuestras sociedades a un sistema de pensamiento extraño e inquieto al formular sus políticas educativas, y a directrices y recomendaciones que reducen la imponente montaña a un montón de polvo, por decirlo en palabras del poeta y filósofo paquistaní Muhammad Iqbal. A menos que la nación tome la iniciativa de reconciliarse consigo misma y con su identidad a través de una educación que una el pasado con el presente, todas las recetas importadas no lograrán lo que aspiramos a cambiar el rumbo y aprovechar sabiamente los frutos de la civilización.

شارك

الوسوم

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio